Se acerca la Navidad y con ella las infinitas actividades sociales tanto nuestras como de nuestros hijos. Combinar los intensos días de trabajo y cierre de ejercicio con la creciente demanda diaria de actividades escolares, puede provocar el efecto contrario al deseado en unas fechas en las que todo debería ser sonrisa e ilusión. Para los niños son momentos mágicos, para los profesores también porque trabajan duro para que nosotros los padres nos sintamos orgullosos de lo que nuestros hijos son capaces de hacer aún siendo muy pequeños. Y tenemos que reconocer que lo consiguen y cada año llega el momento escenario, que como si fuera un milagro, ocurre, sin tener en cuenta las carreras de última hora para conseguir ese trocito de espumillón que necesitaba para decorar las camisetas, o el disfraz de Rey que pensábamos seguía intacto desde el año pasado…pero ¡NO!.

Este año pensando en las familias, lanzamos el servicio de venta de disfraces a domicilio, para ayudar con los recados de ultima hora y reducir el nivel de estres del chat del cole… Esperamos que os guste!

info@lepetitschoolmarket.com